Logo_negro
El Blog de
Seguridad Laboral Industrial

Gestión de almacén: hazlo sencillo

Cuando se ha de realizar la gestión de un almacén se han de hacer una serie de tareas que, a su vez, conllevan una serie de riesgos. A continuación, detallamos todos estos aspectos, así como el modo en el que se pueden prevenir dichos riesgos laborales al trabajar en un lugar de estas características.

En qué consiste la gestión de un almacén

Al trabajar en un almacén se llevan a cabo una serie de trabajos, generalmente ordenador por momentos, como los que vamos a detallar.

Recepción de la mercancía

Una de las tareas que deben hacer las personas que trabajan en un almacén es recepcionar la mercancía que les llega. Es un paso fundamental para hacer una correcta clasificación de la misma y ahorrar así mucho tiempo de búsqueda y demás. En cualquier caso, en función del tipo de producto con el que se trabaje, se seguirán una serie de normas.

Hay almacenes que sirven para albergar comida, y deben guardar una serie de cuidados, otros productos inflamables y deben seguir una serie de pasos y tener unas precauciones concretas, etc. La clave para hacer un correcto trabajo, y seguro, es conocer las precauciones que se han de seguir y aplicarlas en todo momento.

Protección para gestión de almacén frío

Sistema de almacenado

Como decimos, todo almacén seguirá un sistema de clasificado que permita luego dar salida a los productos de una manera ordenada y productiva. Se trata de un sistema de clasificación que conocerán todos los miembros del equipo y que se deberá hacer en todo momento siguiendo las recomendaciones y la norma para garantizar la seguridad laboral.

Hacer una correcta clasificación

Durante el proceso de almacenamiento también será necesario hacer una correcta clasificación. En este sentido habrá que tener en cuenta los pasos que se han de seguir que haya estipulado la empresa, como puede ser introducir los costes, anotarlos correctamente, etc.

Realizar un inventario

Una de las tareas más importantes a la hora de gestionar un almacén, es la de tener controlado el inventario de los productos. Esta es una tarea a la que se puede enfrentar una persona que trabaja en un almacén: realizar el correcto inventariado de los productos en cuestión. Tendrá que anotar los parámetros estipulados por la empresa y que pueden ir desde datos como el número de productos de ese tipo en stock, al precio de los mismos.

En cualquier caso, son tareas que siempre se han de hacer siendo conscientes de los riesgos existentes que se dan al trabajar en un almacén y el modo de prevenir dichos riesgos.

Riesgos laborales en los almacenes

Ahora que queda un poco más claro el tipo de trabajo, principalmente, que se lleva a cabo en un almacén, vamos a comentar los principales riesgos laborales a los que se pueden enfrentar una personas que trabaja en un almacén. Saber prevenirlos y proteger a sus empleados será tarea del encargado de PRL, así como de los encargados de turno o línea de producción. Los principales problemas a los que se suele hacer frente gestionando un almacén son los siguientes.

Atropellos

Uno de los riesgos laborales más importantes al trabajar en un almacén es el de los atropellos. Es fundamental que la empresa acondicione la zona en la que se va a trabajar adecuadamente para evitar que este tipo de accidentes se produzcan. Por ello, las zonas han de estar claramente delimitadas y, para ello, se puede recurrir a la ayuda de barreras de seguridad, ceda el paso, señalización, pivotes o bolardos. Se debe regular el paso dentro del almacén, una de las funciones más valiosos que llevamos a cabo cuando hacemos un estudio in situ de los riesgos existentes en un almacén o nave industrial.

Caídas de objetos

En un almacén se acumulan cajas y un gran número de objetos y es de suma importancia que estén bien resguardados y en la zonas delimitadas para las mercancías, para evitar caídas de objetos que puedan dañar al personal de la empresa.

Colocar barreras de seguridad laboral que actúen como topes, así como otros elementos, será fundamental para garantizar la seguridad y evitar problemas de este tipo, puesto que tan solo delimitando las zonas de mercancía del resto podremos evitar estos problemas. Una de las funciones más importantes, cuando se lleva a cabo la gestión de un almacén, es la de delimitar las zonas para cada elemento, así como la supervisión del cumplimiento y respeto de estas zonas.

Darse golpes

Para evitar el riesgo de golpes contra objetos o maquinaria, tener correctamente delimitadas las zonas es esencial, puesto que al saber qué espacios tiene que ocupar cada cual, así como las materias, evitará tropiezos y posibles caídas. La clave para poder minimizar estos riesgos es contar con los elementos de seguridad adecuados, así como que los trabajadores tengan la formación adecuada para saber cómo trabajar en su zona y evitar riesgos.

Los riesgos laborales y la gestión de almacén

En cualquier caso, es crucial recordar a qué se conoce como riesgo laboral, puesto que es el principal quebradero de cabeza del encargado de la gestión de almacén. Pues bien, se conoce como tal a la opción que existe en cualquier empresa de que un trabajador pueda tener un accidente o daño durante el desempeño de su trabajo y derivado del mismo.

Aquí se enmarcan hechos como que el trabajador desarrolle una enfermedad derivada de la realización de su trabajo, patologías o lesiones.

Precisamente para evitar que todo esto ocurre resulta clave trabajar en materia de prevención laboral. Eso supone que la empresa debe adoptar las medidas que sean necesarias para evitar así que se dé cualquier situación de riesgo y que acabe en accidente.

De este modo, y según la Ley 31/1995, de 8 de noviembre de 1995, de prevención de riesgos laborales (LPRL), será la propia empresa la que deba proteger a sus trabajadores frente a los riesgos que el desempeño de su trabajo supone.

Para ello, se ha de proporcionar la protección requerida que sea eficaz en lo que respecta a seguridad y salud laboral y también la formación pertinente para poder hacer uso de la misma de manera adecuada.

Por su parte, el trabajador tendrá la obligación, como decimos, de hacer un uso adecuado de la maquinaria y/o herramientas de trabajo que necesite para el desempeño de sus funciones.

Deberá, para ello, seguir en todo momento las indicaciones que se le hayan dado y poner en marcha la formación que se le haya impartido para aprender a hacer uso de dichas herramientas o recursos.

Como veis, al trabajar en la gestión de almacenes se puede estar expuesto a una serie de riesgos laborales que la empresa tendrá que gestionar y evitar mediante la adopción de medidas adecuadas y que el trabajador tendrá que aplicar correctamente.

CATEGORÍAS

Categorías
Ir al contenido