Logo_negro
El Blog de
Seguridad Laboral Industrial

Seguridad en el trabajo con barreras A-SAFE

Si algo debe preservar una empresa, es la seguridad en el trabajo. Algo que se puede hacer a través de diferentes elementos en función de la naturaleza de la empresa o del puesto en que nos encontremos trabajando. No se deben aplicar las mismas medidas para los puestos de oficina como en almacén. En este caso, vamos a centrarnos en este último segmento, los cuales pueden beneficiarse de las barreras de polímero flexibles de A-SAFE y la protección que ofrecen. A continuación, te acercamos algunas claves que permitirán entender por qué cuidar este punto es de vital importancia en los almacenes, tanto para trabajadores como para mercancías.

En qué consiste la seguridad laboral

Pues bien, si pensamos en la seguridad en el trabajo o higiene laboral, esta se entiende al hecho de preservar, mediante la seguridad, la salud en el trabajo. Es una disciplina que lo que hace es poner el foco en la prevención de las lesiones, e incluso enfermedades, que puedan originarse en el trabajo por una falta de protección en dicho lugar. Lo que se busca es fomentar y cuidar la salud de los trabajadores, mediante un conjunto de actividades encaminadas al control de la salud de los trabajadores.

Con ello, el objetivo fundamental es que no se den accidentes, durante el ámbito laboral, que pueda revestir gravedad e incluso resultan mortales. Según los datos recopilados en la última década, los principales accidentes de trabajo se dan por golpes y caídas de cargas de actividades logísticas, caídas desde alturas y contactos eléctricos, de ahí la importancia de prevenir que esto suceda mediante la instalación de protecciones como las barreras A-SAFE.

En España, la seguridad laboral viene regulada por la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. El objetivo de dicha ley es velar por el correcto desarrollo de las actividades en las empresas, garantizando que los empleados conocen de antemano los riesgos que pueden existir en su puesto trabajo, así como el modo de prevenirlos. La ley en cuestión se basa en que, si una tarea se sabe cómo se ha de hacer y los riesgos que conlleva, se podrán prevenir los riesgos que puedan aparecer.

La importancia del equipo de prevención de riesgos laborales

Con el fin de evaluar los posibles riesgos en una empresa, los equipos de prevención de riesgos laborales tienen una labor crucial en la protección. Para ello, los técnicos o especialistas lo que hacen es identificar, evaluar y controlar los peligros o riesgos que estén asociados al desempeño de la actividad laboral en cuestión.

El ofrecer a los empleados unas óptimas condiciones en lo que se refiere a la seguridad laboral es responsabilidad del empresario. Por tanto, también lo es de la empresa informar y formar a sus trabajadores sobre posibles riesgos para que puedan evitarlos. En este caso, los responsables de PRL son los principales encargados en la búsqueda de soluciones que reduzcan la siniestralidad laboral, pero también entran en juego los responsables de turno o línea. Esta figura, en la empresa, se puede beneficiar de las barreras de seguridad de A-SAFE gracias a una reducción de los gastos de reparación de maquinaria, incluso del recambio y reparación de las barreras de metal tradicionales.

Del mismo modo, es importante que los almacenes tengan los elementos necesarios para garantizar la seguridad laboral de los trabajadores, con el uso de los equipos necesarios, pero también a través de acciones de seguridad pasiva que ayuden a mantener un nivel alto de seguridad. Esto es justo lo que se regula por normativa europea para así dejar claras cuáles son las disposiciones mínimas de seguridad y de salud.

Si el empresario debe proporcionar todo lo necesario, el trabajador también debe exigir que se le den estas herramientas para poder trabajar de manera segura.

Tipos de riesgos laborales

Al hablar de riesgos laborales es importante tener en cuenta que existen precisamente riesgos de diferente naturaleza, pudiéndose considerarse los siguientes:

Riesgos físicos

Dentro de los riesgos físicos laborales encontramos algunos bastante comunes como el ruido y la vibración de las máquinas y que pueden originar daños auditivos, dolores de cabeza o dolores musculares. Aquí también entraría el hecho de trabajar con temperaturas extremas, ya sea en bajos valores de temperatura y/o humedad o altos. Pero también podemos considerar riesgos físicos más «tradicionales», como pueden ser los golpes o caídas de objetos.

Por ejemplo, en un almacén se pueden dar sobre todo riesgos físicos causados por un mal estado de las máquinas, las caídas, por accidentes por golpeo, etc. Y de ahí que en estos lugares sea clave la instalación de elementos como las barreras de seguridad.

Riesgos ambientales

En determinados trabajos se está expuesto a los riesgos ambientales y pueden ocurrir accidentes o, incluso, catástrofes por una acción natural pero también por una acción humana. Cuando estamos hablando de estos supuestos, nos referimos a elementos como el ruido o las vibraciones, el ambiente interno de la construcción en la que trabajemos, la iluminación o el ambiente térmico.

Riesgos mecánicos

Cuando hablamos de este tipo de riesgos, nos estamos refiriendo a todos aquellos factores físicos que pueden dar como resultado una lesión física en los trabajadores, por la acción mecánica de las máquinas que manipula o tiene a su alrededor. Es fundamental revisar que la maquinaría está en perfectas condiciones para que el personal pueda trabajar de manera segura.  De este modo, se evitarán accidentes, golpes, quemaduras, cortes y, en definitiva, lesiones corporales.

Riesgos químicos

Al hablar de riesgos químicos estamos haciendo referencia a aquellas sustancias que puedan ser un riesgo físico real y para la salud de las personas. También se incluyen en este supuesto aquellas que pueden ser perjudiciales para el medio ambiente. Como el propio nombre indica, se hace referencia a aquellas sustancias químicas que pueden con llevar quemaduras, incendios, explosiones, efectos negativos para la salud a largo plazo…

En el caso de los lugares de trabajo, este tipo de riesgo puede suponer un problema si estamos trabajando de forma constante con sustancias potencialmente peligrosas. Si bien, puede darse el caso de que no trabajemos este tipo de sustancias de forma directa para la producción. En caso de ser un almacén de productos, se pueden dar estos peligros desde el momento en que tenemos que moverlos para cargar camiones o reorganizar las materias.

Riesgos ergonómicos

Aunque este tipo de riesgos se suelen dar más en el trabajo de oficinas y sedentarios, las malas posturas a la hora de levantar cargas, también supone un riesgo ergonómico. Pueden generar daños físicos por las malas posturas, movimientos rápidos con cargas, etc.

Cómo mejorar la seguridad en el trabajo

Gracias a las protecciones de A-SAFE, podremos crear un entorno de seguridad en el trabajo a todos los niveles: tanto para trabajadores como materias primas o mercancías finales. Nuestras protecciones laborales y barreras de seguridad están ideadas para reducir al máximo los riesgos físicos, mecánicos e incluso químicos en un centro de trabajo.

Con protecciones como la Barrera Traffic o el StepBumper, podemos generar zonas de protección para evitar impactos sobre maquinaria en activo o para separar zonas de paso de usuarios y peatones de zonas de trabajo. Nuestras protecciones mejoran los ratios de accidentes de trabajo, puesto que delimitamos de la mejor forma posible las zonas, pero también se emplean para proteger las cargas tanto en suelo como en altura.

Además, disponemos de versiones específicas para trabajos en zonas de bajas temperatura, como pueden ser almacenes de frío o que requieren temperaturas más bajas de las habituales sin llegar a ser refrigeradores o congelados.

CATEGORÍAS

Categorías
Ir al contenido